Los sanfermines arrancan bastante tranquilos

Chupinazo8-780x450

El videoclip de Shakira y Maluma en el centro de la polémica

Estamos a 9 de julio, por lo que como todos los años por estas fechas hay unas festividades que acaparan toda la atención. Esas no son otras que los Sanfermines de Pamplona. El 6 de julio, viernes, tuvo lugar el chupinazo que dio inicio a las fiestas y ya llevamos 3 días de encierros, con tan solo un herido por asta de toro. Este año el caso de “la Manada” y su puesta en libertad han marcado mucho las fiestas, que no olvidan los terribles sucesos del año pasado.

El primer encierro de San Fermín fue catalogado como uno de los más espectaculares de los últimos años. Los toros de San Lorenzo tenían el honor de protagonizar el primer encierro. El año pasado debutaron en las fiestas, y dieron tanto juego que este año han logrado participar en el encierro del día 7 de julio, el más prestigioso. Fue una carrera muy movida y violenta. Dejó un balance de 5 heridos, entre ellos un vecino de Sarriguren (Navarra) por asta de toro. Los corredores con experiencia disfrutaron mucho, ya que fueron saltando de toro en toro durante toda la corrida.

El segundo encierro de los sanfermines fue protagonizado por los toros de José Escolar. La lluvia también jugó un papel importante. El grupo de Escolar tienen fama de alocados, y con la lluvia se esperaba un encierro peligroso. Pero lo cierto es que fue bastante convencional y tranquilo. La afluencia de participantes fue mucho menor que en la mayoría de domingos de otros años. Por la lluvia y la escasez de corredores el segundo encierro fue comparado con los de los años 80. Principalmente debido a la cantidad de huecos libres que se veían. El balance para los servicios sanitarios fue magnífico. Varios trasladados a hospitales por contusiones, pero ningún herido de gravedad o por asta.

El tercer encierro ha tenido lugar hoy, 9 de julio. Esta vez los toros de Cebada Gago eran los elegidos. Esta ganadería infunde mucho respeto en Pamplona, son la ganadería que más heridos se han cobrado en toda la historia de los sanfermines, con 56 corneados. Por suerte hoy nadie ha sufrido una cornada. De forma inusual, el grupo de toros ha comenzado dividido en 2, lo que ha generado más caos de lo normal. Ha tenido lugar un momento de tensión por el final. Un grupo de mozos se han caído, pero varios valientes han logrado desviar la atención de las bestias. De esta forma por primera vez en una década los toros de Cebada Gago no han derramado sangre.