El fenómeno Rosalía: de una vida corriente a anunciarse en Times Square

Fenómeno Rosalia

Rosalía, un fenómeno de masas posmoderno consagrado con dos Grammys Latinos

A estas alturas, Rosalía es cualquier cosa menos una desconocida. La campaña que su discográfica, Sony, ha desarrollado en los últimos dos años ha sido expansiva y no ha habido hueco en el que Rosalía no se haya colado. Se ha convertido en el mayor fenómeno de la música popular española en prácticamente las dos últimas décadas. Hace dos años era una absoluta desconocida para el gran público y ahora faltan adjetivos para calificar el fenómeno en el que se ha convertido Rosalía, quien a sus 25 años ha revolucionado el flamenco, el pop, los ritmos urbanos y hasta la estética de las estrellas musicales. Estamos sin duda viviendo el apogeo de: El fenómeno Rosalía.

Ofrece una mezcla ecléctica que se muestra en su música y en su puesta en escena, desde las imágenes con las que presenta cada tema de su nuevo disco, a los cuidados y espectaculares vídeos, que cuentan con millones de visitas. Sin olvidar una de sus señas de identidad, la ropa. Porque si algo llama la atención de ella, más allá de su magnífica voz y su desbordante energía, son sus coloridos y extravagantes looks, a medio camino entre la estrella de pop y la joven de barrio que no quiere dejar atrás.

Vive el éxito con tranquilidad. “Intento estar muy agradecida de hacer la música que hago”. La cantante catalana admite que es “muy exigente y dedicada” y ha alabado la labor de su familia, a la que ha definido como la gente que le pone los pies en la tierra, según afirmó en una entrevista reciente para la Cadena Ser.

Su éxito se ha expandido rápido hacia países como EE. UU.

Partiendo del flamenco, ha buscado en el trap y en los sonidos más urbanos sus elementos de fusión para crear una obra que no solamente la ha convertido en la diva de los millennials sino que ha llegado al gran público. `El mal querer´ se ha convertido en un disco ecléctico, llamativo y aplaudido por los críticos musicales que lo consideran “una obra maestra de la música de las últimas décadas”. Aunque la raíz flamenca sigue muy presente y aparece en canciones como “Malamente”, “Pienso en tu mirá” o “Bagdad” las que han destacado para crítica y público.

Más allá del hype que se ha generado en torno a su figura, Rosalía es dueña de su propio lenguaje. Su ascenso es meteorítico y eso es su mayor y más inmediata amenaza. Habrá que ver cómo evoluciona toda esta espiral de éxito, qué sucede después de todo este éxtasis. Pero una cosa es segura: Rosalía es una artista de los pies a la cabeza. Guste más o menos, no celebrar su existencia en la música española sería ponerse una venda en los ojos.

Como fenómeno sociológico en España, va más allá de los límites del periodo que nos ha tocado vivir y pone un listón muy elevado para los que vengan detrás. La pregunta es la siguiente: cuando los neones de Times Square se apaguen, ¿Rosalía seguirá aquí?.